Imprimir

Difuntos regresan a su lugar de origen

Escrito por Estudiantes de la Licenciatura en Comunicación Intercultural . Posted in Reportaje

 

 Fe tradición y costumbre  Maurilia Berenice Hernández.  Lázaro Cárdenas Chilil

Tradición, costumbre, organización, devoción, son elementos que acompañan la festividad del Día de Muertos en Lázaro Cárdenas Chilil, ejido perteneciente al municipio de Huixtán.

En esta fecha, los tsotsiles de esta localidad, recuerdan con nostalgia a las personas que algún día estuvieron con ellos. En esta festividad la gente adopta un sentido de unión y respeto ya que es una celebración y un conocimiento importante que se ha transmitido de generación en generación. Por supuesto, con sus respectivos cambios.

 

 Toda la comunidad festeja esta fecha debido a que el 100% de las personas profesa la religión católica. Sin embargo, la representación de cada altar varía de acuerdo a las familias. Además, la economía es un factor que hace la diferencia en los mismos.

 

Detrás de la celebración del 02 de noviembre, hay una planificación previa equivalente a quince días.  

Preparación de la festividad

Todo evento y ceremonia necesita una preparación porque es lo que da organización y significado. Esta festividad no es la excepción, por ser una fecha importante para los habitantes del ejido y para el país.

En el caso de Chilil se comienza con los preparativos dos semanas antes de que llegue la fecha de la celebración, según los testimonios de las personas. Durante estos quince días se llevan a cabo diferentes  actividades que deberán estar listas para la llegada de los muertos. Entre ellas están dos principales que son el aseo del campo santo y la  matanza de la res.

 Sentimientos de nostalgia.  Foto Ángel Montoya Fino.  Lázaro Cárdenas Chilil.Limpieza del panteón: Los encargados de éste y la gente que tiene familiares sepultados en el mismo se reúnen para limpiarlo y dejarlo en orden. Ésta es una manifestación de colectividad que nos muestra la forma de organización en el ejido. Sin embargo, la limpieza de cada capilla depende de la familia correspondiente. “Unos ocho días antes reuní a toda la gente que más o menos así habremos como trescientos personas inscritas aquí en este panteón, entonces hace ocho días nos organizamos, todos venimos a trabajar, a chaporrear ya para tenerlo listo a estas fechas”, mencionó Rosendo Martínez Álvarez, encargado del panteón de Chilil. Los hombres se encargan de cortar el pasto, sacar piedras y  recoger el naranjillo, mientras que las mujeres barren las capillas y las adornan.

 

  • El platillo tradicional: El caldo de res es la comida primordial que se acostumbra a dar como ofrenda. Y la preparación de éste es un conocimiento “local”.  primero se compra  el toro, luego lo amarran para que no se levante, después le colocan hierbabuena en las fosas nasales para que no se pierda el sabor de la carne. Acto seguido, le clavan un cuchillo   para que muera, lo pelan y lo destazan. se marca una cruz en cada pieza que sale del toro, por ejemplo una pierna o un lomo.  En seguida se hacen los montones de carne y menudo (huesos, tripas, panza) para repartirlo entre los que dieron su aportación económica, mientras las mujeres cocinan algunos pedazos para repartirlo entre los compradores. Para la repartición se acostumbra a dar un grano de maíz por cada montón  que piden las personas. Esto de acuerdo a los testimonios de los habitantes.

 

Aquí nos acostumbramos a conjuntarnos, contratar una res, matarlo y entre todos como socio por montón y eso es lo que para nosotros realmente lo acepta el espíritu de los muertos, si compramos por kilo ya no es correcto a esa tradición que ellos y para nosotros que no lo recibimos tal como es, entonces desde 15 días antes llevamos juntando 2, 3,4, 5 días hasta 15 ya vamos viendo la res y un día antes lo matamos”, dijo Nicolás Maurililo Álvarez Martínez, habitante de Chilil.[1]

 

  • Adquisición[2] de flores: La tradicional flor de cempasúchil no se da en estas tierras, por ello la gente viaja a San Cristóbal de Las Casas para comprarlas, al igual que la llamada “cresta de gallo”. No obstante, el naranjillo (árbol  que se acostumbra a poner en los altares y tumbas de este ejido) se consigue en Chilil, porque es donde crece habitualmente.

 

  • Elaboración de ofrendas: Se elaboran platillos como chilacayote, elote y chayote hervido, tamales de elote y frijol. Los alimentos se obtienen de la cosecha de las familias.

Convivencia de vivos y muertos

Reverencia y respeto a  las almas que visitan   Foto Gerardo Román  Iglesia del panteón de Chilil.Fundado el 16 de febrero de 1986, con alrededor de 300 personas inscritas y con un aproximado de 100 personas enterradas, el campo santo brinda sus servicios a los habitantes cuyos familiares ya han partido de esta vida. El lugar que ocupa el terreno es cerca de cinco hectáreas, por lo que brinda un amplio espacio entre cada tumba y deja un libre acceso a los familiares que se reúnen en el lugar de descanso de sus seres queridos.

El panteón es el sitio en el que las familias se reencuentran con sus difuntos, no de una manera física, pero sí de una manera espiritual, lo que importa es la creencia.

A diferencia de las ciudades urbanas donde la mayor parte de las familias visitan a sus difuntos los días 01 y 02 de noviembre, en Chilil las familias se reúnen desde el día 29 de Octubre, debido a que esta celebración debe durar lo mismo que la fiesta de la cabecera, Huixtán. Las cuales son: San Miguel Arcángel y San Isidro Labrador.

“En sí la fiesta son cinco días, la mente que tenían los antepasados igual que la fiesta de Huixtán tenemos que hacer cinco días antes el todo santos, y como solo son dos días que son fechados ya ellos le agregaron los días antes 29, 30, 31, ya es cuando se llena también en el panteón, ya tienen que estar cinco días antes que hacen en la cabecera municipal, ahí lo toman”, expresó, Nicolás Maurilio Álvarez Martínez.

Durante los días que se acude al panteón, la gente convive con las personas fallecidas, pero también entre los vecinos de capillas y familiares. Por ejemplo, se comparte refresco y pox (aguardiente) como muestra de respeto. Así también, cuando una familia se retira del campo santo se despide atentamente de los que están más cerca. Básicamente, se aprecia un acercamiento a la interculturalidad.

En las visitas también se adornan las tumbas, se encienden velas, se come y bebe lo que cada familia llevó y en algunos casos, se reza en la capilla. Ya sean niños, ancianos, hombres o mujeres, hacen acto de presencia para visitar a sus seres queridos.

Significado de las ofrendas.

En la preparación de altares se introducen elementos que van de acuerdo a cada pueblo y a cada familia, sabiendo que la cultura de cada persona es diferente.

“No se trata de una fiesta con rasgos netamente prehispánicos, sino por el contrario, es la fusión de dos tradiciones: la indígena y la española. Es en sí, es una mezcla de elementos culturales, misma que da por resultado una de las fiestas mexicanas que más trascendencia tiene, con un toque característico que la diferencia de cada comunidad”. (Hernández, s. f., s/p.).

Como refiere Hernández el día de muertos es una tradición que combina la cultura indígena y española, por ello desde la conquista han introducido nuevos elementos en la construcción de altares.

Existen conocimientos “universales”,  se piensa que tienen aplicación y vigencia  en cualquier parte del mundo. También hay conocimientos “locales”  que son aquellos que se cree que tienen vigencia y aplicación  en un solo lugar, según Daniel Mato.

Existe diversidad de conocimientos “locales” en torno al Día de Muertos en el ejido Lázaro Cárdenas Chilil. Específicamente en el significado de las ofrendas.

Los objetos que comúnmente se utilizan en los altares y tumbas, de acuerdo a los habitantes entrevistados de Chilil son:

 El maíz una de las principales ofrendas en el día de muertos.  Juan Carlos Martínez.  Lázaro Cárdenas Chilil.

 

  • §El Cempasúchil: Por su color fuerte y llamativo, sirve para alumbrar y guiar a las almas en su camino.
  • §La cruz:Nuestro señor murió en la cruz y por eso siempre por costumbre a el difunto se le pone la cruz y lo adornamos como un altar”, este es el significado que le otorga Gilberto Álvarez Hernández, joven habitante del ejid.§El naranjillo: este árbol sirve para crear una sombra que evita que los difuntos se quemen de sol.
  • §Las velas: éstas son costumbre en la comunidad. Pero según los testimonios, se deben de poner dos para cada difunto, después se queman pero no por completo, sino que se dejan 10 o 15 centímetros para que el alma pueda tomar la vela y guiarse en el camino. “según así dicen los viejitos antes, para que lo agarren sus velas los muertos, ahora las veladoras solo lo ponen en su cabeza nada más… Así es, no se puede terminar porque se queman los muertos”, comentó Álvarez Martínez.
  • §Pox: es una costumbre en el ejido ofrendar esta bebida, pues es común en las comunidades indígenas. Se sirve primero a los difuntos y luego a las personas que se encuentran allí.
  • §Refrescos, yogurt y cerveza: el objetivo es colocarle al difunto aquellas cosas que le gustaba comer o beber. Por ello se introdujeron estas bebidas, que comenzaron a implantarse a partir de la globalización del mercado. Anteriormente no se introducía a éstos. Sin embargo, los cambios culturales se van dando y como se ha venido mencionando las culturas están en constante construcción.

Chilil cuenta con conocimientos supuestamente universales[3], pero también poseen sus propios conocimientos para la festividad del Todos Santos. Además tienen particularidades como la misa de despedida.

 

Despedida de los muertos: Misa del 02 de noviembre

Preparativos del rito espiritual.   Foto Juan Carlos Martínez  Iglesia del panteón de Chilil.El dos de noviembre es el último día de la celebración, fecha en que despiden a los fieles difuntos en el ejido. Los  habitantes consideran que es el último día que están con ellos y por eso  celebran una Misa que va dirigida a las almas.

La ceremonia de este año se programó a las 9:00 am. Sin embargo, hubo un contratiempo que ocasionó que diera inicio a las 9:15 am aproximadamente.

La Misa se impartió en español, posteriormente se hizo una traducción a la lengua materna de la comunidad, el tsotsil. Durante el culto se leyó el misal (libro religioso), acto donde participó Leticia Arcos Gómez estudiante de la Universidad Intercultural de Chiapas (UNICH). Seguidamente, el sacerdote leyó el Evangelio e hizo una reflexión sobre las lecturas. Ésta fue traducida al tsotsil por Rosendo Martínez Álvarez, encargado del panteón. 

Después de esto, hubo un suceso importante y característico de la comunidad. El padre junto a otros cuatro habitantes leyeron en voz alta y al mismo tiempo los nombres de todos los fallecidos que se encuentran sepultados en este panteón. Mientras tanto se apreció un ambiente de nostalgia y tristeza.

Al finalizar este llamativo acto, se llevó a cabo la Sagrada Comunión encabezada por el padre y auxiliado por el sacristán y su esposa. Ésta sostuvo una veladora en sus manos mientras su esposo otorgó la comunión. Las mujeres pasaron con la cabeza cubierta por su rebozo bordado de diferentes colores y con sus respectivas velas, mientras los hombres solamente caminaron con ellas.

 “Es importante escuchar la Santa Misa, es por los muertitos que están en el panteón, el sacerdote le tiene que mencionar sus nombres, es ir a escucharlo porque si no estamos, nos puede regañar o jalar nuestros pies los muertitos”, mencionó Nicolás Maurilio Álvarez Martínez.

Terminando la Misa, el sacerdote pasó a bendecir las tumbas con agua bendita con la ayuda del sacristán, las personas llevaron sus velas encendidas sobre las tumbas de cada familia, para que las almas caminen con claridad.

Posteriormente, los habitantes regresaron a sus casas a levantar la ofrenda que pusieron para sus difuntos, mencionaron que comen y beben junto con sus familiares para pasarla bien y convivir en el Día de Todos los Santos (sk´ak´alil sk´inal animaetik)[4]. La celebración culmina con la limpieza de la casa, se levanta el altar  y esperan  el año siguiente.          

Referencias.

Álvarez, M. (02 de noviembre de 2012). Significado de la misa. (L.A. Gómez, Entrevistador)

Álvarez, R. M. (01 de noviembre de 2012). Día de Muertos. (G. V. Díaz, Entrevistador)

Álvarez, V. P. (02  de noviembre de 2012). Visitas al panteón. (J. M. Pérez, entrevistador)

Culeg, M. S. (02 de noviembre de 2012). Preparativo de el día de muertos. (A. M. Fino, Entrevistador)

Ico, C. N. (01 de noviembre de 2012). Referencias sobre la misa. (M.G. Hernández, Entrevistador)

Hernández, G. Á. (31 de octubre de 2012). Significado de las ofrendas. (L. A. Pérez, Entrevistador)

Hernández, P. S. (s.f.). El Origen del Día de Muertos. Obtenido de Unidad094: http://www.unidad094.upn.mx/revista/35/muertos.htm

Martínez, N. M. (01 de Noviembre de 2012). Día de Muertos en Lázaro Cárdenas Chilil. (L. A. Pérez, Entrevistador)

Mato, D. (2008). No hay saber "universal", la colaboración intercultural es imprescindible. En D. Mato, Alteridades (págs. 101-116). Venezuela.

 

Elaboradores:

Guadalupe Ángel Montoya Fino.

Juan Carlos Martínez Pérez.

Maurilia Berenice González Hernández.

Guadalupe Velasco Díaz.

Lorena Ara Pérez.

Gerardo Alfredo Román Pérez.

Leticia Arcos Gómez.

 

Estudiantes de la Licenciatura en Comunicación Intercultural de la Universidad Intercultural de Chiapas.

 

 



[1] Cabe mencionar que todas las citas insertadas son textuales y no se modificó ninguno de los testimonios.

[2] Decidimos llamarlo adquisición ya que no todas las flores son compradas.

[3] Se menciona supuestamente porque según Daniel Mato no existen saberes universales, sino que cada conocimiento se crea dependiendo a su contexto.

 

[4] Nombre que se le da al Día de Muertos en lengua tsotsil.