Imprimir

Tengo que ser feliz

Escrito por Isabel Flores Araujo/columna Intención. Posted in Periodismo de Género

Odio los comerciales de Coca Cola en donde siempre muestran a una familia feliz, una pareja o a cualquier sujeto, siendo extremadamente feliz. ¿Sólo por beber un refresco? Claro, es publicidad, capitalismo y una estrategia de venta.
La sociedad, comerciales de Coca Cola u otros productos, campañas del gobierno, videos en redes sociales, nos dicen que ser feliz en la vida es una prioridad.

Pienso que más allá de querer ayudarnos, esto nos angustia demasiado; vivimos preocupados por querer ser felices, vivimos preocupados porque no lo somos.
No podemos ser felices todo el tiempo, eso es imposible. Si hay algo que no soporto más que los comerciales tontos de Coca Cola, son aquellas frases motivacionales de personas sumamente optimistas. “¿No sabes que ponerte? ¡Ponte feliz!” “Cuando una puerta de felicidad se cierra, se abre otra.” Normalmente son frases choteadas de alguien más, porque para ser optimistas no tienen creatividad.

Y no, no es que me encuentre amargada o vea la vida de una manera deprimente.
Lo cierto es, que a veces suele ser castrante que la gente te diga que debes estar bien todo el tiempo y no lo estamos. Porque no debe ser así, existen otro tipo de emociones que debemos sentir, es justo y necesario.

Los amantes nos dejan, discutimos con amigos, los familiares se mueren, tus mascotas se mueren, ocurre un desastre natural y te quedas sin un hogar.
Y no tienes por qué hacerlo a un lado y ser feliz, hacer como si nada, fingir que estás bien. Las tristezas hay que llorarlas, las risas hay que disfrutarlas, si alguien te hace una chingadera debes mentarle la madre o aunque sea sólo pensarlo, pero debes reaccionar.
Enojarte, deprimirte, estar neutral y ser feliz cuando debas serlo, cuando quieras serlo y no por obligación.

La felicidad depende de nosotros mismos, por supuesto. Si es lo que quieres en la vida, mira a tú alrededor y pregunta ¿Te gusta lo que haces? ¿Estás contento con tú trabajo? ¿Con las personas que te rodean o el lugar donde vives? Cambiar de idea o de ambiente, no es malo. Si tienes un buen trabajo pero vives estresado y amargado todo el tiempo ¿vale la pena? Si eres un mesero, ¿no puedes vivir bien porque eres un mesero? No eres feliz ¿porque no eres el dueño? Quizá seas un excelente mesero,  te guste el horario de trabajo y te lleves muy bien con tus compañeros, el mundo necesita gente para todo. El mundo necesita gente que quiera cambiar, porque todos podemos cambiar el mundo, que vayamos a lograrlo, eso es diferente. Han existido personas que han dejado legados para la humanidad, Gandhi, la madre Teresa de Calcuta, pero sólo ha existido un Gandhi y una madre Teresa de Calcuta, podemos intentar hacer un cambio y si no podemos, de alguna manera podremos hacer la diferencia. Para muchos les es difícil, por varias razones, hay quienes pueden lograr cambios, pero no lo hacen.

Todos deberíamos tomarnos un momento y cuestionarnos, serían bastante interesantes las respuestas hacia nosotros mismos.

Tomar un pequeño momento de nuestro tiempo y darnos cuenta si estamos felices o si no lo estamos. Y que ese momento no sea frente al televisor viendo un estúpido comercial motivacional