Imprimir

Intención

Escrito por Isabel Flores Araujo/ columna . Posted in Periodismo de Género

No me gaste  las palabras,

no cambie el significado,

mire que lo que yo quiero lo tengo bastante claro.”

Mario Benedetti

Simples, profundas o sin sentido.
Graves, agudas o esdrújulas.
La primera siempre suele ser “Mamá”
La última resulta ser un misterio.

De dolor, como un adiós.

Las hay también de amor, y se dividen en dos: 

Te quiero, te adoro, te amo.
De enojo, que también se dividen en dos:
te odio.
O más subidas de tono,

mis favoritas:
Chinga tu madre, vete al carajo, pendejo…
Y aquí me detengo o llenaría el texto con puras de esas.
Rebuscadas.
Un tanto sofisticadas que te hacen parecer más culto, aunque solo seas un baldragas.
Coloquiales.
Que hasta suenan chistosas.
Cotz, es una muy conocida en Comitán, de donde yo vengo.
Abreviadas.
Porque nos da pereza escribirlas completas, sobre todo en el WhatsApp
“ntp”
“tqm”
Que no pertenecen a nuestro idioma y las usamos como que sí.
    

Ok
Bye.
De la nueva era
millennials, emoji, swag.
Palabras reunidas en frases que no dan gusto,
estoy en mis días,
me vine dentro.
Preocupantes.
Tenemos que hablar.

Una muy difícil: perdón.
Todas usadas, pronunciadas, mal o bien escritas.
Hechas poemas, canciones, ensayos y bienvenidas.
Si bien no podemos expresarlas como queremos, sobre todo al gobierno.
Siempre deja que tus palabras corran libres
    

Palabras
Por: Isabel Flores Araujo