Imprimir

DESPUÉS DE TI.

Escrito por Autora. Geovana López, estudiante de Comunicación Intercultural, segundo semestre.. Posted in Periodismo de Género

DESPUÉS DE TI.

Como esas aves que se posan en la rama, pero no se posan para siempre. Como esas primaveras agradables que apenas  duran lo que deben durar. y contigo era fácil sonreír, era fácil llorar, era fácil sentir. Nada marcaba el suelo como tus pisadas, nada alegraba el día como tus miradas. Así como el cielo luego de la tormenta, cuando se pone azul  cuando se pone brillante, así eras cuando estabas presente y en tu agonía y en tu silencio desvanecías tu sombra a pedazos de viento a pedazos de tiempo. y ya después se le agregaron a las noches horas para pensarte, los rincones se hicieron cómodos para recordarte. En tus zapatos cafés ya no caben más lágrimas ni en mi mochila recuerdos...

Tus suspiros me atrapan y los míos ni te tocan. y ya ni llanto y ya ni risa. Ni cuenta de cuando llegaste, ni olvido de cuando te fuiste. Después de ti es como vacío, pero vacío solo de ti, como espacios en blanco pero no tan blancos, llenos de recuerdos, pintados de momentos.  Siempre de ahí fuiste de debajo de la tierra donde no te acomodabas donde no te gustaba. Quién sabe cómo haces ahora para estar ahí. Cuando la tierra se moja con la lluvia te has de molestar harto, porque ni aquí donde sabe bien el agua te gustaba. Pero eso si… ¡ah cómo te gustaba dormir! y estás como dormida hoy. Yo en cambio después de ti no me gusta ya; es perder horas para pensarte, y pensarte me gusta más que soñarte. Después de ti tengo el mismo nombre, todos me llaman igual pero tú no; ni igual ni diferente, no me llamas ya. Después de ti, sigue todo, pero ya no estás.

Yo hubiera hecho de ti poesía.

Ojalá hubieses tenido letras en lugar de huesos, yo hubiera hecho de ti poesía, para leerte por la noche y por el día, para ponerte acentos por todos lados, evidencias de haberte besado,  si ibas a ser de tinta, también merecerías besos pintados. Sin comas yo te escribiría;corrido y sin puntos,  sin pausas ni descansos. Ni en hojas te escribiría, ni sobre los botones de mi camisa. Tan extenso para durarme todos los momentos que viva, bien trabajado y hasta de letra cursiva. Tan pequeño para morir cuando yo muera, para que te acomodes adentro y no afuera. Con doble comilla para resaltarte, con paréntesis para esconderte, sobre mi piel y con tinta permanente, con punto final para empezar a leerte.

Autora. Geovana López, estudiante de Comunicación Intercultural, segundo semestre.