Imprimir

Una noche, nueve meses y todo cambia “La espera que no pudo esperar”

Escrito por Estudiantes de la licenciatura en Comunicación Intercultural de la UNICH.. Posted in Periodismo de Género

Foto Maria Asuncion NunezQuizá muchas personas en algún momento de nuestra ajetreada y apresurada vida nos hemos preguntado qué está pasando con la juventud y es que en la actualidad existen diversos problemas que afectan directamente a este sector social como son las drogas, la delincuencia, la falta de empleo, entre otros. Ahora nos enfocaremos a uno no menos importante, que por distintos motivos se ha invisibilizado o se ha tomado como algo común y normal, se trata de los embarazos en la adolescencia que afectan no sólo a las zonas rurales sino también a la urbana.

 

En México según datos arrojados por el último Censo Nacional de Población y vivienda (2010), la población entre 12 y 19 años de edad representa el 15.6% de la población total y según información del censo 2010 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) estimó que uno de cada seis nacimientos se da en jóvenes de 15 y 19 años de edad, siendo el Estado de México, Chiapas, Veracruz, Jalisco y Puebla las entidades con mayor número de adolescentes en estado de maternidad.

Chiapas actualmente ocupa el tercer lugar en embarazos en adolescentes según datos proporcionados por el programa La Infancia Cuenta En México. Actualmente existen 12 mil 400 madres adolescentes en la entidad, lo cual es o debiera ser alarmante, cerca de la mitad vive en zonas rurales como es el municipio de Oxchuc, Chiapas ubicado a 48 km de San Cristóbal de Las Casas.

En este municipio la Jurisdicción Sanitaria número II atiende alrededor de 50 y 60 partos al mes, más de la mitad corresponde a mujeres entre los 12 y 15 años de edad, según datos proporcionados por María del Socorro Vázquez García, jefa de enfermeras de esta institución.

“Oxchuc es una zona sexualmente reproductiva, en la cual influyen mucho sus usos y costumbres aquí se casan a muy temprana edad, el hombre limita a la mujer y es quien decide cuántos hijos tener aunque la mujer se quiera cuidar el hombre no”, comentó Vázquez García.

En este aspecto cabe reflexionar si lo que se necesita en este municipio son talleres o pláticas informativas de salud sexual o de género y derechos debido a que mayormente en las zonas rurales y por qué no también urbana a las mujeres se nos enseña que el sexo es únicamente para tener hijos sin considerar que es una cuestión que abarca muchos otros aspectos.

Pese a que el tema de sexo se encuentra en muchas partes, hablar de él se torna complicado debido a que todavía se cree que es algo pecaminoso, antiético e inmoral. A los hombres se les sigue dando más libertad de decidir cuándo, cómo y con quién sostener relaciones sexuales, mientras que las mujeres nos vemos muy limitadas en estos aspectos debido a que se considera que una mujer que inicia su vida sexual fuera del matrimonio es de lo peor y por lo consiguiente, nos sentimos devaluadas, sin poder exigir nuestros derechos a la sociedad y a nuestras parejas.

Foto Paty Lopez Diaz

 Entre llantos, pañales y leche

“A la primera no te embarazas”, “dos días después de menstruar no hay riesgo”, “déjate llevar, no pasa nada”, estos son algunos de los mitos que circulan entre los y las adolescentes, que muchas veces rigen su sexualidad y por lo tanto provocan los embarazos a temprana edad, acompañados de la falta de información verídica y oportuna en las familias.

En las zonas urbanas las adolescentes tienen más posibilidades de desarrollo profesional pero el hecho de ser madre no queda anulado, en cambio en las zonas rurales muchas jóvenes piensan que el matrimonio las sacará de la situación en la que se encuentren y al final las cosas no terminan siendo así. En ambos casos al presentarse un embarazo, las jóvenes abandonan sus estudios, sus sueños, sus planes y expectativas de vida para enfrentar su nueva situación. En este aspecto también se vive una inmensa desigualdad porque mientras que las mujeres dejan todo para asumir su nueva responsabilidad, los hombres en cambio no se hacen responsables totalmente, ya que muchas veces con el apoyo de los padres continúan sus estudios y con ello tienen más posibilidades de desarrollo académico, mientras que las jóvenes por ser mujeres y además madres ya no tienen ese derecho.

Tal es el caso de Anahí Gómez Gómez, joven de escasos 17 años quien a su corta edad ya debe desafiar situaciones que una chica como ella no debiera enfrentar. Anahí tuvo a su bebé a los 15 años, decidió casarse porque estaba enamorada y creyó que las cosas serían fáciles “antes si quería salir a pasear lo hacía, ahora ya no, si quiero salir primero tengo que atender a mi esposo y a mi hijo” comentó.

Dentro del municipio de Oxchuc este fenómeno es el pan de cada día ya que existe un alto índice de embarazos prematuros, día con día vemos circular por las calles a adolescentes que por su decisión o no, han aceptado jugar por adelantado el rol de madres, se les ve cargando hijos en vez de cuadernos y libros, preocupadas por sus quehaceres de la casa en vez de sus actividades de la escuela que ya han quedado en el olvido.

Anahí actualmente se encuentra cursando el último nivel de secundaria en el Instituto Nacional de Educación para Adultos (INEA) para poder obtener su certificado ya que debido a la situación a la que se enfrentó no pudo concluirla cuando solo le faltaban dos meses, “mi esposo me dijo que aunque nos casáramos dejaría que yo siguiera yendo a la secundaria, pero después de que nos juntamos ya no me dejó ir, porque mi suegra le dijo que no me dejara,” comentó.

“Por ahora me interesa poder sacar mi certificado espero que el lunes que voy hacer mi examen lo pase, pero me preocupa que no sea válido pero pues es la única manera que encontré para sacarlo,” argumentó. Ésta es solo una de las muchas situaciones a las que se tienen que enfrentar las madres adolescentes.

El embarazo en adolescentes no sólo provoca la deserción escolar, también afecta la vida personal de las mujeres, la crianza y educación de los hijos representa también un serio problema. Se ha estudiado que la morbi-mortalidad infantil es más elevada cuando las madres son adolescentes, los hijos o hijas de estas madres suelen tener bajo el peso y la talla al nacer, y en algunas ocasiones pueden tener menor coeficiente intelectual que el normal. “Cuando tuve a mi bebé no sabía cómo cuidarlo, mi mamá me enseñó pero aún siento que no sé cómo hacerle, a veces me desespera por no saber qué tiene cuando llora,” enfatizó Anahí.

También las complicaciones médicas que se presentan son un serio problema: abortos y partos prematuros; también es común que se practique cesárea o se utilicen fórceps durante el parto. Asimismo, es frecuente que el trabajo de alumbramiento tenga mayor duración, ocasione alteraciones en la madre y sufrimiento fetal agudo en el bebé.

“Aquí en Oxchuc los problemas más frecuentes en las jóvenes embarazadas es la preclamsia y eclampsia en algunos casos se tienen que practicar cesáreas cuando la pelvis está muy cerrada, pero en estos casos las trasladamos a San Cristóbal,” mencionó Vázquez García, jefa de enfermeras del centro de salud.

A pesar que en el municipio se imparten constantemente talleres de salud sexual esto parece no ser la solución a esta problemática, “Se manejan talleres de sexualidad estos se maneja por núcleo, cada núcleo tiene un enfermero de campo, cada enfermero maneja cuarenta y tantos temas, digamos ahorita que estamos en la semana del cáncer de mama y cervicouterino tiene que dar talleres acerca de eso y el mes pasado fue el mes del adolescente se dieron talleres acerca del condón y de enfermedades de transmisión sexual y se maneja ya sea por enfermeros de campo, trabajo social o dirección” argumentó.

De igual manera, Vázquez García hizo mención de que en el centro de salud se les regalan condones cuando las y los jóvenes lo solicitan, sin embargo, recalcó que en la institución estos están contados y por lo tanto limitados.

Pequeñas grandes mujeres

Siempre que nos encontramos con alguna dificultad en nuestro camino los seres humanos solemos reaccionar de diferentes formas, lo correcto dicen es hacerle frente a la situación. Las adolescentes embarazadas al igual que todas las demás personas buscan lo que a su perspectiva es lo correcto para enfrentar las circunstancias en las que se encuentran sumergidas, muchas veces buscan el apoyo de sus amistades o de algún familiar cercano a ella que la mayoría de las ocasiones son jóvenes de su misma edad.

A causa de su inexperiencia e inmadurez un positivo en la prueba de embarazo representa para las y los adolescentes el fin del mundo, de sus sueños, de su plan de vida por lo cual la mayoría de las veces lo primero que viene a su mente es un aborto, por miedo a los papás sumándole en muchas ocasiones el abandono de la pareja.

Jessica es una mujer delgada, con la mirada llena de ojeras que pone en evidencia muchas noches de desvelo, el cabello largo y obscuro alborotado por el viento, se voltea a mirarme con una leve sonrisa dibujada en su rostro, antes de responder a la primera pregunta que le hago, guarda silencio como si con ello tratara de llegar a lo más profundo de su memoria y su corazón, tiene actualmente 31 años y tres hijos que criar y mantener, uno de ellos lo trajo al mundo a sus escasos 15 años de edad “quedé embarazada de mi primer bebé a los 15 años, cuando estaba en tercero de secundaria, la verdad para mí fue muy difícil porque el papá de mi hijo no quiso hacerse responsable, cuando le dije que estaba embarazada él dijo que era mi culpa y que yo tenía que ver cómo le hacía, nunca pensé en abortar porque no sabía ni siquiera qué era o cómo se hacía ”.

Las causas de los embarazos en las adolescentes son diversas pero mayoritariamente se debe a la falta de información acerca de su sexualidad y del uso de métodos anticonceptivos “yo no sabía nada de métodos anticonceptivos en la escuela se hablaba muy poco de sexo, en mi casa menos, mi mamá nunca me habló de eso, nos daba pena hasta la regla” expresó con un suspiro Jessica.“Cuando supe que estaba embarazada sentí mucho miedo de lo que dirían mis papás por eso no les dije nada, la única que se enteró fue una prima, así estuve 7 meses de embarazo, como mi papá era maestro casi nunca estaba en la casa, mi mamá estaba casi siempre pero tampoco se dio cuenta porque yo antes estaba yo gordita y cuando se empezó a notar mi panza me ponía yo mi suéteres grandotes y no me los quitaba hasta en la noche cuando ya me iba a dormir, mi mamá lo supo porque mi prima le dijo a mi tía y ella le vino con el chisme a mi mamá” mencionó Jessica con un leve tono de rencor en la voz.

Éste es solo uno de los muchos casos de adolescentes que sorprendentemente logran ocultar su embarazo hasta etapas tan avanzadas y que muchas veces son la causa de varios problemas para la salud de ellas, ya que su cuerpo está en pleno desarrollo y aún no se encuentra preparado para ser madre, pero estas complicaciones aumentan cuando no se lleva a cabo un control prenatal.

“Cuando nació mi bebé mi mamá lo cuidaba mientras iba a la escuela, yo la verdad no sabía cómo cuidarlo pensé que sería fácil porque estaba acostumbrada a cargar y cuidar a mis hermanitos pero pues no es lo mismo un hermanito que un hijo y aparte los reclamos y los reproches constantes de mis papás a veces me desesperaban y deprimían, no podía salir ni siquiera con el pretexto de un trabajo, las otras muchachas de la escuela hablaban a mis espaldas, eso hacía en ocasiones que me dieran ganas de dejar la escuela, dejar a mi familia, irme a otra parte con mi hijo pero gracias a Dios no lo hice. Al terminar la secundaria pensé que ya no me darían la oportunidad de continuar la prepa ni siquiera se los pregunté a mis papás, pero ellos me preguntaron si quería seguir estudiando lo podía hacer pero con un montón de condiciones” señaló Jessica.

La deserción escolar es otro problema grave que causa los embarazos a edades tan tempranas, la mayoría de las veces la nueva responsabilidad que asumen las adolescentes sumadas a la falta de apoyo económico de los padres, no les permiten continuar con sus estudios y recrearse como debiera de ser a su edad.

“Mi hijo prácticamente lo creció mi mamá, a mí se me hacía difícil poder verlo como un hijo a veces quería creer que era mi hermanito porque yo me sentía todavía una niña, quería hacer otras cosas como salir con amigos, ir de aquí para allá como lo hacían mis amigas de la prepa pero pues yo ya no podía, mi mamá no me dejaba mi papá menos. Al concluir la prepa presente un examen para entrar al magisterio en educación bilingüe que afortunadamente pasé y empecé a ganar mi dinero, al principio mi hijo me llamaba por mi nombre no me decía mamá aunque sabía que yo era su mamá, para mí también era raro que me llamara mamá cuando empezó a hacerlo pero bueno es mi hijo y a pesar de todo lo quiero mucho” expresó Jessica mientras miraba hacia ninguna dirección.

Jessica por fin fija la mirada y lo hace sobre mi rostro, con un respiro enorme y profundo prosigue, “pues ahora, no tengo cómo agradecerle a mis papás la oportunidad de seguir estudiando para poder tener el trabajo que ahora tengo, quizás si hubiera tenido la información que ahorita hay no me hubiera pasado lo que me pasó pero mejor ni digo nada porque a pesar de que ahorita ya se maneja un poco más en las escuelas de estos temas aún las niñas se siguen casando y embarazando muy chicas y pues quién sabe a qué se deba, quizás la información que se da no es lo que se necesita” concluyo con una pequeña sonrisa dibujada en su rostro.

Es evidente que la implementación de talleres de parte del sector salud en torno a la prevención del embarazo en Oxchuc no es suficiente, hace falta crear espacios cómodos que proyecten confianza para la atención de dudas, consultas y consejería médica y psicológica para las y los adolescentes del municipio, quienes representan un sector muy importante y sin embargo han sido puestos a la deriva, por lo cual pedimos a las autoridades correspondientes y por qué no a la ciudadanía no hacer caso omiso a las necesidades que proyecta en todo su esplendor la juventud oxchuquera. 

Por: 

Teresa del Carmen Sántiz López

María Asunción Núñez Méndez

María Cristina Díaz Díaz

Patricia López Díaz.

Estudiantes de la Licenciatura en Comunicación Intercultural