Imprimir

(UNICH).disminuyo hasta en un 50 por ciento el número de demanda a nuevo ingreso, que podría ocasión la pérdida de dos carreras...

Escrito por OSCAR SANTIZ. Posted in Las Noticias

asamblea-permanente-de-Trabajadores-de-la-Universidad-Intercultural-de-Chiapas-UNICH-1San Cristóbal de Las Casas.- Integrantes de La asamblea permanente de Trabajadores de la Universidad Intercultural de Chiapas (UNICH) y el Sindicato de Trabajadores de la UNICH (STUNICH), lamentaron que a consecuencia de la toma de las instalaciones, disminuyo hasta en un 50 por ciento el número de demanda a nuevo ingreso, que podría ocasión la pérdida de dos carreras.

“Lamentablemente debemos informar, que las consecuencias de esta toma ilegal  ha sido de la disminución dramática de fichas de ingreso. La carrera de comunicación intercultural y turismo alternativo están en franco proceso de desaparición por la poca demanda; mientras que la unidad académica de Salto de Agua, tiene 15 candidatos, con lo cual podría cerrarse en el corto plazo. Por otra parte, en el ciclo egresarán 300 estudiantes, contra 150 candidatos que buscan ingresar a la universidad, poniendo en riesgo el trabajo de toda de todos y todas las profesoras”, dijo al respecto Adrián Flores Velázquez.
 
Luego de la designación de Daniel Samayoa Penagos, como encargado de la UNICH, el grupo de docentes que aseguran agrupan a más del 70 por ciento de la comunidad académica, a pesar de que mantuvieron la entrega de fichas de ingreso en una sede alternativa y continuaron con la promoción de las carreras, sin los vehículos y equipamiento oficial, que estaban secuestrado por la toma ilegal, no pudieron lograr la simpatía de jóvenes que concluyeron su bachillerato.
 
“Durante la toma ilegal perpetrada por el SUTUNICH (Sindicato Único de Trabajadores de la UNICH) del 5 al 22 de mayo de 2015, responsablemente y por mandato del Consejo directivo, máximo órgano de decisión, mantuvimos la vida académica de la universidad en todas sus dimensiones”, añadió tras mantener una manifestación en las afueras de la instituciones de manera pacífica”, amplió el académico.
 
Aseguró que ellos durante el periodo de toma, realizaron clases extramuros, atendiendo a mil 140 estudiantes en espacios rentados, en condiciones poco pedagógicas para la enseñanza-aprendizaje.
 
“Promovimos el egreso de más de 300 estudiantes a pesar de que la toma ilegal de la SUTUNICH se realizó, intencionalmente, a final de semestre. Continuamos con la gestión de programas y proyectos equivalentes a 11 millones de pesos, que de no haberse ejercido, se hubiesen convertido en deuda para la universidad”, sostuvo.
 
Acompañado de docentes,  Flores Velázquez destacó que durante la toma, cuatro de cinco sedes en el estado, continuaron con normalidad su vida académica, entre personal administrativo y académico, quienes redoblaron esfuerzos para compensar la ausencia del personal del sindicato que tuvo la universidad, trabajando más horas de su carga de laboral y fines de semana.
 
“Los que suscribimos este comunicado queremos aclarar que la universidad, nunca cesó sus actividades. Este acto que celebran las autoridades de la UNICH es simplemente una reapertura simbólica de las instalaciones universitarias, únicamente. Aclarando que el personal no tendrá acceso a sus áreas de trabajo hasta nuevo aviso”, afirmó.
 
Dejó que en claro que con el acto, no podrán borrar los actos de injusticia, el deterioro del tejido social Universitario, la erosión de la imagen institucional y el clima de violencia, generado por el SUTUNICH, “sería apropiarse de un pensamiento simplista de las relaciones institucionales y humanas”.
 
Manifestó su preocupación ante las señales de la rectoría, por evadir las fragantes injusticias cometidas durante y posterior a la toma ilegal, ya que ellos enfatizaron defenderán defendemos el estado de derecho y legalidad institucional.
 
“Consideramos que una institución de educación superior debe ser punta de lanza en defensa de los derechos fundamentales de los trabajadores, más aún, si éstos han cumplido más allá de sus obligaciones”, añadió.
 
Por último, exhortó a las autoridades universitarias, a una profunda reflexión para hacer valer el estado de derecho institucional, “a las autoridades Estatales y federales les pedimos su atención vigilancia sobre las decisiones que se tomen en la universidad.