Imprimir

Presentan el libro Casita de turrón, del autor Roberto Tondopó, en Gimnasio de Arte Chiapas

Escrito por Gabriela López. Posted in Las Noticias

Publico-participando
“El llegar a un libro es un proyecto bien bonito”, Roberto Tondopó.

San Cristóbal de Las Casas. Noche amena, sin presencia de lluvia, ni frío intenso, un ambiente de expectación, curiosidad y gusto, enmarcado por globos en tonos morado y celeste fueron el escenario de la presentación del libro Casita de turrón, del fotógrafo Roberto Tondopó, en el Gimnasio de Arte Chiapas.

Interior-de-casita-de-turronCasita de turrón compila el trabajo fotográfico de un proyecto realizado por el autor en aproximadamente cinco años, el tema registrado es la transición de la niñez a la adolescencia de Andrea de María y Ángel de Jesús, sus sobrinos, quienes son los protagonistas de la obra, una obra que se torna inquietante, perturbadora, evocadora de recuerdos y que invita al público a entrar en un mundo no sólo colorido sino mágico y cautivador.

Es publicada por la editorial La Fábrica en coedición con Hydra, Fundación Televisa, Programa de Fomento a proyectos y Coinversiones Culturales, Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA), Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (UNICACH) y Consejo Estatal para la Cultura y las Artes (CONECULTA) Chiapas.

Esta obra está a la venta en el Gimnasio de Arte Chiapas, en la Galería Canthil4 y con el autor.
La trayectoria del autor de Casita de turrón

Roberto Tondopó, fotógrafo chiapaneco, es originario de Tuxtla Gutiérrez y diseñador gráfico de profesión. Estudió en el Seminario de Fotografía Contemporánea del Centro de la Imagen. En su trayectoria ha participado en exposiciones individuales y colectivas en México y en el extranjero.

Es uno de los fotógrafos contemporáneos, cuyo trabajo ha tenido presencia en diversos eventos a nivel internacional como el 9º Paraty Em Focoo y III Foro Latinoamericano de Fotografía de Sao Paulo, Brasil en 2013.

En 2011 fue seleccionado en el Taylor Wessing Photographic Portrait Prize de Londres y para la bienal Photoquai en París, en 2013.

Actualmente es integrante del Sistema Nacional de Creadores, dentro de sus distinciones puede mencionarse que en 2013 obtuvo la beca del Programa de Fomento a Proyectos y Coinversiones Culturales, la de Jóvenes Creadores en 2010-2011 y del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes en México en 2008-2009 y fue ganador de la beca Tierney de Nueva York en 2011.
Cabe mencionar que se ha desempeñado como fotógrafo independiente y docente de fotografía en el Gimnasio de Arte Chiapas.

Sobre la presentación de Casita de turrón en el Gimnasio del Arte Chiapas

Esta obra se presentó en el Gimnasio del Arte Chiapas en San Cristóbal de Las Casas, con la participación de los fotógrafos Luis Enrique Aguilar y Leonardo Toledo Garibaldi, contándose con la presencia del autor Roberto Tondopó y la asistencia de fotógrafos, fotógrafas, familiares del autor y público en general.

Luis Aguilar señaló que este trabajo ha tenido muchas etapas y que se ha expuesto en muchos lugares. Con relación a la edición del libro, dijo que “la edición de los trabajos cuenta algo, que los personajes refieren una dualidad muy interesante”.
Mencionó que el trabajo actual de Roberto Tondopó “se ha ido puliendo muchísimo haciéndose más universal”.

Asimismo, señaló la experiencia de aprendizaje que ha tenido con el proyecto Casita de turrón, “aprendí no sólo sobre fotografía sino en la construcción de un proyecto en general”.

Por otro lado, Leonardo Toledo resaltó lo que puede hacerse con la obra artística, que hay diferentes posibilidades de lectura del libro, definió al trabajo de Roberto Tondopó en Casita de turrón como “perturbador”.

En su participación, Toledo Garibaldi hizo mención y analogías de diversos elementos de la obra, personajes, escenarios, espacios, texturas, líneas, colores de una casa “filtrada con la mirada del fotógrafo, decorado de interiores que se transforma y se vuelve protagonista”.

Dentro de la perturbación que mencionó Leonardo Toledo dijo que ésta es igual a inquietante, citando y describiendo diferente imágenes, “ya no sólo es la casa de la tía Cuquita… el juego de niños se vuelve espanto”.

Roberto Tondopó generó un espacio de retroalimentación con el público para disipar las dudas que tuvieran, uno de los momentos más emotivos fue cuando su hermana, Andrea Molina Tondopó, mamá de los protagonistas de la obra compartió su experiencia sobre el proyecto de Casita de turrón.

Andrea Molina, muy entusiasta, refirió el esfuerzo que Roberto ha realizado en la obra presentada, en tono chusco contó

anécdotas de algunas imágenes que están incluidas en el libro y cómo Andrea de María y Ángel de Jesús vivieron este proceso de ser constantemente fotografiados en su hogar y espacios exteriores para Casita de turrón y la empatía que tuvieron con el trabajo de Roberto.

Roberto Tondopó y su Casita de turrón

El autor de Casita de turrón, quien visualiza su fotografía como realidad y ficción, señaló que este trabajo compila una obra que parte de lo simple, lo cercano, lo inmediato, a las que considera como fuentes inspiradoras más honestas y más originales, “del universo más cercano puede salir algo más interesante”, en el caso de Casita de turrón Roberto registra la experiencia con sus sobrinos Andrea de María y Ángel de Jesús.

En el proceso de realización de esta obra, donde una de sus motivaciones es el misterio, Tondopó agregó que constantemente iba reflexionando sobre el trabajo, el cual fue largo, complejo e integra varias series.

El proceso de Casita de turrón refleja una búsqueda del autor porque la imagen visual pudiera ser contundente y en ella estuviera la posibilidad de que el otro construya su historia, “llegar al momento de lo indecible”.

Su formación como diseñador gráfico le permitió hacer una propuesta en el diseño de su libro, “el llegar a un libro es un proyecto bien bonito”, en Casita de turrón se pudo “jugar con las texturas, hay una coquetería especial a lo largo del libro”.
Expresó que actualmente en la fotografía se están dando las posibilidades que los autores se autopubliquen, trabajen el diseño, la puesta en página.

A manera de colofón, evocando recuerdos

Conocí a Roberto hace algunos años, fuimos compañeros en la secundaria, íbamos en diferentes grupos, no lo volví a ver hasta el 2014 donde tuve la oportunidad de encontrarle nuevamente en el Gimnasio de Arte como facilitador de un taller que decidí cursar. Ahí comencé a conocer parte del proyecto Casita de Turrón, a tener un trato más cercano con él, debo destacar que además de reconocer su trabajo como fotógrafo creativo y profesional, admiro particularmente su sencillez, su paciencia y su pasión por compartir sus conocimientos.

Texto e imágenes
Gabriela López